PIERO,
un canto que no muere

Publicada en Punto Final N° 659 (abril 04. 2008)

Piero es uno de los trovadores más recordados en el continente por la temática de sus canciones, no sólo por el romanticismo que ellas contienen, sino que también por el mensaje social y de libertad que nos entregan. Temas como Mi viejo, Juan Boliche, Si vos te vas, Tengo la piel cansada de la tarde, Para el pueblo lo que es del pueblo, entre otros, aún se escuchan en las radios de Latinoamérica. Durante su presentación en la ciudad de Calama, que celebraba su 129° aniversario, Piero recordó sus temas más emblemáticos y envió un mensaje de paz y hermandad, expresando además la necesidad de Bolivia de tener una salida al mar, lo que provocó más aplausos que algunas aisladas rechiflas. Poco antes del concierto, conversó con revista Punto Final.

¿A qué atribuyes la popularidad de tus canciones, a pesar de que muchas fueron escritas hace años?

A un par de cosas. La primera es que la historia atrasa, porque uno cantó a los militares del sesenta y lo que pasaba en el país en esos tiempos, y aún me siguen pidiendo esos temas, Que se vayan ellos, Para el pueblo lo que es del pueblo, etcétera, que eran una crónica de lo que sucedía. Pero la historia atrasa y está ahí, reticente a perder la memoria, y eso le da vigencia a las canciones.

Tú perteneces a una generación que creció con dictaduras militares ¿Cómo ves hoy el papel del trovador en las actuales condiciones democráticas?

Tú dijiste democráticas, y también me surgió la palabra mediocráticas. Siempre hay cosas porqué luchar, siempre hay donde crecer y donde mejorar. En esta época, especialmente, hay una mediocridad galopante que nos envuelve con lo que llaman globalización. A la democracia misma se la usa para cualquier cosa. Hay mucho porqué soñar, el hombre está para cosas más importantes y para zafar de esta mediocridad. Tenemos que apelar a los sueños, muchos de los cuales están intactos, siguen viviendo.

¿Cómo ves en Latinoamérica el proceso bolivariano que impulsa el presidente Chávez?

Lo veo muy interesante, porque hay un diálogo, hay reuniones periódicas de presidentes, lo que lleva a una fluidez de ideas importante. Le tengo mucha fe. Claro que hay sube y baja, leí en Internet algo que me parece una síntesis maravillosa: que Uribe dice que en Colombia no hay paramilitares, Chávez dice que no hay terroristas. Falta de que venga el Banco Mundial y diga que no hay pobres.

En Argentina ¿Cómo ves el proceso que se ha dado? Te lo pregunto especialmente por los derechos humanos.

Es muy duro, nunca se cerraron las heridas. Es como una pared que tiene una rajadura y se le pone un yeso y se la pinta para que parezca que ya está, pero no está. Toda esta justicia no jugó su papel. Más allá de todo, la justicia debería ser la ordenadora entre los crímenes de lesa humanidad y los otros, separando la paja del trigo. En Argentina, el gobierno de Kirchner, arrancó muy bien pero luego se fue enredando en cosas que no quedaron claras, por ejemplo en materia de corrupción. Cosas pesadas, que son manifiestas y no se aclaran.

¿Cómo ves la Izquierda latinoamericana?

Pienso que las cosas van cambiando, se van reciclando. En una época la Izquierda y la derecha eran como dos puntos equidistantes, enfrentados. Hoy no es así, están mezclados. El que juega en un equipo pasa al otro, y así sucesivamente. Como si nada. Ahora, y respetando los pareceres de cada quién, creo que hoy el tema es entre vida o muerte más que entre Izquierda y derecha. Estás donde estás, pero estás con la vida y sos coherente y estás trabajando y haciendo un trabajo que tiene que ver con sumar a la vida o sos un tipo que mira para la Izquierda y firma con la derecha. No se puede seguir destruyendo la vida con guerras absurdas ni contaminando el planeta.

¿Ves más unión en el continente?

Sí, claro, nos conocemos más y nos aceptamos mejor. Y me parece fantástico. Le tengo fe a esa unidad. Si estamos unidos vamos a ser más fuertes ante cualquiera que venga a imponer cosas a la fuerza.

¿Entonces seguirás en la misma línea, a pesar de que se habla del fin de la historia, de las ideologías, del fin de todo?

Claro, hay que darle sentido a la vida. La vida pasa volando y decís: qué hice. Hay que apostar por el renacer de Latinoamérica unida. Los gobiernos deben preocuparse por la gente. No estar siempre pensando en las elecciones. Debemos luchar por cambiar la situación actual.

Alejandro Lavquén
En Calama