PETER WINN:
"Cómo se desata una revolución"

Publicado en Punto Final N° 578 (octubre 15/ 2004)

Editado por primera vez en Chile, el libro del profesor Peter Winn, "Tejedores de la revolución" (Lom Ediciones), resulta todo un aporte para entender parte de un período crucial en nuestra historia, como fue el de la Unidad Popular. Este trabajo, explican los editores: "capta agudamente el espíritu del gobierno de Allende desde las experiencias y las voces de los trabajadores de la fábrica textil Yarur, que con su accionar iniciaron el camino de la vía chilena al socialismo". Yarur fue la primera industria tomada por sus trabajadores tras la elección de Allende y la primera fábrica textil moderna de algodón en nuestro país. Winn es un destacado historiador y director de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Tufts, Boston. Además de sus libros y trabajos de investigación ha escrito para el The New York Times, The Los Angeles Times y The Nation. Actualmente es editor en jefe de la revista "International Labor and Working Class History". Punto Final conversó con él.

Usted afirma que "a través de la historia local de la fábrica Yarur se podría dilucidar gran parte de la historia moderna de chile". ¿Podría ser más específico?

Un estudio de caso bien elegido puede servir como una ventana micro por cual se puede analizar un proceso macro. A través de la historia de la industria Yarur, por ejemplo, se puede analizar aspectos importantes de la historia económica chilena, como la etapa de la industria manufacturera protegida: Yarur era la primera industria textil moderna en Chile fundada con el Frente Popular y dirigida por un empresario, Juan Yarur quien era un maestro de la muñeca política para conseguir recursos del estado y asegurarle un lugar predominante dentro de su rama. Como esta respuesta sugiere, Yarur puede servir también como una ventana por cual se puede analizar dimensiones de la historia política chilena, como el Frente Popular y el gobierno de Ibañez (quien era amigo íntimo de Juan Yarur y echó a Clodomiro Almeyda como Ministro del Trabajo a pedido de Yarur) y por supuesto la historia política de la época de la Unidad Popular. Además, se puede analizar la historia del estado chileno y el triángulo eterno entre el estado, los empresarios y los sindicatos que conformaban las relaciones laborales en Chile antes del golpe de 1973. También el caso de Yarur nos permite analizar dimensiones importantes de la historia social, como la ola migratoria del campo hacia la ciudad de la posguerra y la formación de subculturas en las poblaciones marginales, e incluso las características distintas de generaciones sucesivas y la formación y transformación de identidades sociales.

Cuando los trabajadores se toman la fábrica y exigen su inmediata estatización, sorprendió mucho al gobierno y al presidente Allende. ¿Por qué esta sorpresa para un gobierno que se decía revolucionario?.

Los del Ministerio de Economía, como Vuskovic y Garretón, no fueron sorprendidos por la toma de Yarur porque estaban trabajando con los dirigentes sindicales de Yarur hace tiempo atrás con el objetivo de reunir los antecedentes que permitiría su requisición en un futuro no lejano. Allende, en cambio, estaba desinformado, y también el Ministerio del Interior. Es decir, había divisiones dentro del gobierno de Allende en ese aspecto. Además, había diferencias de criterios dentro del "Gobierno revolucionario". Incluso altos funcionarios del gobierno, como José Toha, quien adoptó una posición como Ministro de Interior y otra como dirigente socialista. Pero más allá de su sorpresa, Allende reaccionó con fuerza a la toma de Yarur y a la demanda de la estatización inmediata porque chocó con su estrategia de un proceso revolucionario controlado (desde arriba) y por etapas.

¿Qué tan estratégica era la fábrica Yarur respecto a su relación comercial con el estado y a la economía nacional?

Yarur era estratégica. En primer lugar por ser uno de los productores más importantes de tela e hilados para ropa, una comodidad de primera necesidad y también como fuente de trabajo para 3000 a 4000 trabajadores. Yarur era una industria estratégica dentro de su rama por su control de los hilados que usaban otros telares y también como el productor nacional más importante de sabanas y delantales. Por último, Yarur era estratégica como la base de uno de los grupos económicos más poderosos, de donde salió el capital para el Banco de Crédito e Inversiones y otras fábricas textiles.

Cuando dice que los trabajadores de Yarur aceleraron, con su accionar, el camino de la vía chilena al socialismo, significa que de no haber ocurrido esto, el cuadro político, respecto a las estatizaciones, habría sido distinto.

Seguramente sin la acción de los trabajadores de Yarur en abril de 1971, el cuadro político, respecto a las estatizaciones, habría sido distinto, pero es difícil definir de qué manera. Lo único que es cierto es que la acción de los trabajadores de Yarur cambió el cuadro respecto a las estatizaciones en una manera dramática. La toma y estatización de Yarur fue seguida por una ola de tomas y demandas parecidas. Empezaron con las otras industrias textiles grandes y terminaron con la toma de industrias medianas y pequeñas que ni estaban en la lista de pasar al área social de la economía. Es decir, Allende tenía la razón cuando profetizó: "Si doy el visto bueno a eso, va venir otra, y otra, y otra, porque ya se me arranco una". Como consecuencia de las acciones de los trabajadores de Yarur, Allende perdió control del ritmo, modalidad y identidad de las estatizaciones. La revolución desde abajo desbordó y hundió su revolución legal desde arriba. Este condujo al avance maximalista del proceso revolucionario, pero también dividió a la Unidad Popular y atemorizó a la burguesía mediana y pequeña y reunió una coalición social y política amplia en contra de la vía chilena al socialismo, justamente lo que la estrategia de Allende estaba diseñada a evitar. Mi libro representa las dos caras de esa moneda, dejando al lector decidir por sí mismo cómo se enjuicia a Allende y a los trabajadores de Yarur.

Allende acepta un poco a regañadientes las exigencias de los trabajadores y requisa la fábrica, esto a pesar de haber expresado que "los procesos (revolucionarios) exitosos se hacían con una dirección férrea, consciente, no al lote" (...) y que "las masas no podían sobrepasar a los dirigentes". ¿Marca esto un conflicto de poder en cuanto a qué rol era más importante: el del proletariado o el de la clase política revolucionaria?

Este momento clave revela el conflicto entre dos visiones del proceso revolucionario chileno, entre lo que llamo "La revolución desde abajo" de los trabajadores, los campesinos y los pobladores por un lado y "La revolución desde arriba" de Allende y los dirigentes políticos nacionales. En parte también era un conflicto de poder, aunque no creo que Allende estuviera más consciente de eso que los trabajadores de Yarur. Pero los dos, los dirigentes políticos y los trabajadores de Yarur jugaron papeles importantes dentro de esta coyuntura. Yo he destacado más el rol de los trabajadores, porque es mi tema y porque es más notable por ser menos esperado. Y sobretodo porque revela la manera en que trabajadores como los trabajadores de Yarur se transformaron en los protagonistas de su proprio destino, incluso del destino de su país, pero dentro del contexto de un proceso revolucionario iniciado por Allende y la clase política revolucionaria. Eso tiene otra importancia en el Chile de hoy en el sentido que comprueba que los trabajadores son sujetos históricos capaces de reflexionar sobre su papel histórico, a pesar de los argumentos en contra de los historiadores chilenos elitistas. El libro narra su transformación en actores políticos nacionales, movilizando con éxito hasta dirigentes políticos y sindicales en una gran coalición por cual ganaba a Allende, "la mejor muñeca" de la política chilena de la época y en su propia esfera. En este sentido quizás el rol de los trabajadores fue decisivo en esa coyuntura, como corresponde a una revolución "proletaria".

El programa de la Unidad Popular pretendía realizar los cambios estructurales previos a la vía al socialismo utilizando los instrumentos creados por la burguesía y garantizados por el Estado. ¿Piensa que fue una ingenuidad creer que esto era posible?

Yo no diría que fue "una ingenuidad" porque todos estaban plenamente conscientes de los obstáculos y las dificultades, pero quizás fue un error. Desde el principio, la gran pregunta fue la viabilidad o no de la vía chilena, y todavía hay tres respuestas distintas: 1) Que no era viable por la naturaleza del Estado burgués y sus instituciones, creadas por defender al sistema capitalista, es decir por razones estructurales. 2) Que no era viable porque las condiciones no estaban dadas: porque la Unidad Popular no tenía una mayoría parlamentaria y/o porque la clase trabajadora no estaba preparada, es decir por razones coyunturales. 3) Que era viable en teoría, pero fracasó en la práctica por los errores cometido por la Unidad Popular tanto en el campo económico como en el campo político, es decir por razones corregibles.

Como historiador, soy agnóstico con respecto a la inevitabilidad. Creo que las tres respuestas tienen algo de la razón. A esas tres, además, yo agregaría una cuarta: Las tensiones no resueltas entre las revoluciones desde arriba y abajo que debilitaron fatalmente al movimiento revolucionario. Y este es un tema de mi libro.

¿Cuál diría usted que fue la mayor preocupación para el gobierno luego de la toma: verse sobrepasado el presidente y la planificación de su programa o la reacción de la oposición, en especial la Democracia Cristiana?

Las dos cosas, más las consecuencias de la ola de tomas en la estela de la toma de Yarur. Por un lado, presentó al gobierno el problema de cómo administrar una área social tan rápidamente extendida. Por otro, inició en forma prematura el enfrentamiento decisivo con la burguesía nacional. Los resultados en mediano y largo plazo fueron el paro patronal del octubre de 1972 y el golpe militar de 11 de septiembre de 1973.

Usted narra el proceso de estatización de la fábrica a partir del testimonio de los propios trabajadores de Yarur. ¿Qué fue lo que más le llamó la atención de las respuestas de éstos?

Lo que más me llamó la atención de los testimonios de los trabajadores de Yarur del proceso de estatización de la fábrica eran las emociones profundas detrás de sus palabras. Para ellos, ese proceso no era una maniobra política ni un hito ideológico. Era un proceso de liberación de una tiranía industrial que ellos habían experimentado en carne propia por años y años y por una larga lucha adentro de la industria que habían derrocado. En sus testimonios los trabajadores de Yarur no hablaban de "la toma" ni de "la estatización", siempre se hablaba de "la liberación" y "el día de la liberación" que fue conmemorado como el mito fundador de "Ex-Yarur: Territorio libre de explotación", como dijo su letrero.

¿Considera usted que la visión de revolución del pueblo allendista era distinta a la de sus dirigentes?.

Muchas veces se coincidieron las dos visiones, pero a veces no. El pueblo allendista, por ejemplo, estaba intuitivamente en favor de la acción directa, sea o no sea legal, como era el caso de las tomas, creía que sus acciones significarían un avance en el proceso revolucionario nacional. Es decir, no sabía que su visión de revolución era distinta a la de sus dirigentes, por lo menos hasta que Allende mismo les dijo al contrario como en el caso de los trabajadores de Yarur.

En su opinión ¿Hasta qué punto cree que los trabajadores consiguieron darse un sistema de gestión socialista, participativo y desde abajo?. Incluso de gran solidaridad con otros sectores de trabajadores durante su participación en el cordón industrial O’Higgins.

Quizás el logro más grande de ex-Yarur era su sistema de autogestión, a pesar de ser la primera industria en experimentar con la co-participación de los trabajadores en la gestión de la empresa. Incluso en ex-Yarur el sistema resultó más participativo y más desde abajo que el que figuraba en el acuerdo Cut-Gobierno sobre la co-participación. Por supuesto, era un experimento con errores y con fracasos, pero con una superación de los errores con tiempo y con más éxitos que fracasos. Y con el encuentro textil del julio de 1972, se proyectó la extensión de la participación de los trabajadores en el manejo y la planificación del sector textil socializada al nivel nacional. Un plan que fue postergado por el paro patronal del octubre de 1972 y destruido por el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

Sin duda, había gran solidaridad con otros sectores de trabajadores, pero los cordones industriales representaban solamente un sector de los trabajadores. Los cordones representaban la ala izquierda del Partido Socialista y el Mapu y se encontró con la oposición del Partido Comunista, ni hablar del partido Demócrata Cristiano. Como consecuencia, el cordón O'Higgins podía movilizar la mayoría de sus trabajadores solamente durante una crisis, como paso con el paro patronal de octubre de 1972, donde los trabajadores de Yarur ayudaron a los trabajadores de las industrias medianas y pequeñas de la zona a tomar y hacer andar a sus plantas. Significativamente, el Partido Comunista solamente dio la orden a sus militante a integrarse con el cordón O'Higgins el día anterior al golpe de 11 de septiembre de 1973, y ya era demasiado tarde.

¿En breves palabras, cuál sería el principal legado de los trabajadores de la industria Yarur?

Para mí, el principal legado de los trabajadores de Yarur es que los trabajadores pueden ser los protagonistas de sus propios destinos e incluso del destino de su país. Este legado tiene importancia particular en el Chile de hoy donde los empresarios y los políticos se han perfilados como los únicos protagonistas de la historia.

Según usted ¿Cuáles serían los errores y aciertos de la vía chilena hacia el socialista propiciada por Salvador Allende?

Esta pregunta requiera un libro para responder, y ya he escrito mi libro sobre el tema, con una interpretación que es demasiado compleja para resumir acá. Hay que leerlo.

ALEJANDRO LAVQUEN