NELSON VILLAGRA:
Cavilaciones del mejor actor nacional

 

Publicada en "Punto Final" N° 522 (14 de junio del 2002)

Recientemente, en una encuesta realizada por un matutino de la capital, donde participaron actores, directores y otros personajes ligados a las artes, eligieron a Nelson Villagra como el mejor actor chileno de todos los tiempos. Cabe destacar, además que las películas "Tres tigres tigres" y "El chacal de Nahueltoro", en las que Villagra es el protagonista principal, también resultaron premiadas como las mejores del cine nacional, ocupando el primer y segundo lugar, respectivamente. Actualmente, el actor se encuentra presentando la obra "La amante inglesa" de Margarira Duras todos los viernes y sábados a las 21:00 hrs en la sala de la Universidad Finis Terrae, Pedro de Valdivia 1509. Acerca de su nominación, el teatro, el cine y otros temas, el destacado actor conversó con "Punto Final".

 

Recientemente Usted ha sido elegido, a través de la encuesta de un matutino, como el mejor actor chileno de todos los tiempos. ¿Qué significado le otorga a esta distinción?

Un gesto simpático y fraternal de mis pares.

Usted es un actor que trabaja tanto en teatro, como en cine y televisión. ¿Cómo logra conjugar estas tres instancias? ¿Es mucha la diferencia entre ellas? ¿Cuál lo deja más satisfecho?

Las tres instancias hacen uso de la ficción dramatizada, de manera que para el actor no hacen mucha diferencia. Solamente que en el teatro el gesto corporal ocupa un lugar más destacado, y además una vez que se levanta el telón, en tanto actor, soy dueño del espacio temporal.

En el caso del teatro, actualmente ha montado la obra "La Amante Inglesa" de Margarita Duras y anteriormente lo había hecho con "Opera inmóvil" de Jorge Díaz. ¿Cuál es el criterio para elegir la obra a poner en escena?

Lo primero a considerar es la calidad artística de la obra y derivado de lo mismo, su contenido humano. Es decir, ante qué están confrontados los personajes de la obra y cómo pretenden resolver esa confrontación.

En su opinión, ¿La globalización ha sido negativa o positiva para el cine que no proviene de Hollywood?. Me refiero principalmente al cine Latinoamericano.

La globalización es una vieja aspiración del capitalismo desarrollado, y me parece que los países subdesarrollados o de economías "emergentes" no tienen otra cosa que ganar en ella que la ilusión de que ellos también son parte de la fiesta. Y en el campo cinematográfico, Hollywood nos lleva tanta ventaja, no sólo a los latinoamericanos (sobre todo en el monopolio de la distribución), que hoy y mañana nos debemos dar por contentos cada vez que ese monopolio nos permite mostrar nuestras producciones en nuestro mercado interno (o el "día de gracia" de algún festival internacional).

En cuanto a las teleseries, éstas han sido muy criticadas por algunos intelectuales, considerándolas superficiales, falsas y orientadas a enajenar a las personas de la realidad chilena. ¿Qué opinión le merecen estas afirmaciones?

La teleserie, nos guste o no nos guste, es un género legitimado primero en los folletines del siglo XIX, continuando en el radioteatro, en las seriales del cine, en las revistas del Corazón y finalmente en la TV. Y hay teleseries buenas y teleseries malas. Las chilenas generalmente son malas. Problemas de dramaturgia.

Respecto a los recursos ¿Es muy difícil hacer cine o teatro en nuestro país? ¿Cree usted que el chileno carece de una cultura al respecto?

Sí, sigue siendo difícil dedicarse al arte y la cultura en este país. Y eso porque recién el Estado Chileno, digamos desde hace una década (vale decir, luego de 180 años de república) ha tomado conciencia que la cultura es un problema de Estado, no de gobiernos. La creación de la División de Cultura del MINEDUC y específicamente FONDART, que esperamos pronto desemboquen en un organismo superior de cultura, son el paso más sólido, culturalmente hablando, que el Estado Chileno ha dado desde la década del 40 del siglo pasado.

¿Cómo ve hoy el proceso del cine nacional? ¿Piensa que ha logrado el desarrollo positivo que se auguraba en sus primeros años de producciones?

Está en proceso de desarrollo ascendente efectivamente. Aunque en el último tiempo parte importante de los realizadores del cine nacional han sufrido la presión del mercado: todo tiene que ser festinado; serio "hasta por ahí nomás"; renacimiento del "folclorismo" camuflado de popular, etc.. Pese a ello, se han diversificado las opciones estéticas, y sobre todo, nuestros cineastas comienzan a aprender a contar el cuento.

Tras su regreso al país luego de largos años de exilio ¿Cómo ve a Chile, qué es lo que más le ha llamado la atención?

Antes de salir al exilio veía a los chilenos entremedio de 10 o 12 millones. Entre tantos, los defectos se notan menos. En el exterior, éramos menos, los defectos se notan más. Y el "modelito" éste de la economía de mercado no ha hecho más que exacerbar nuestros defectos: cada uno de nosotros en el fondo se acomoda en su peldaño de la escalera chilena.

¿Cuál es su visión de la transición chilena? ¿Cuáles piensa usted que han sido los desaciertos de la Concertación?

Hasta el momento la transición ha resultado ser: de la dictadura de Pinochet a la dictadura del Mercado. Como los mexicanos, diría que me hubiera gustado que hubiese sido "todo lo contrario". Y los desaciertos de la Concertación han consistido en el desconcierto que a diario provoca en quienes la votamos. Es decir, nos cuesta asumir que el gobierno también opera bajo la influencia del mercado.

Usted siempre ha sido un hombre comprometido con las ideas de Izquierda ¿Cómo ve hoy a la Izquierda Chilena? ¿Piensa que a pesar de la caída de algunos muros aún queda esperanza para los pobres del mundo?

¿Cuál izquierda, la extraparlamentaria? Sin autocrítica, no la veo. Comprendo que no es fácil dejarse ver cuando nos apagan la luz, nos cortan el agua, nos cortan el teléfono, y los vecinos prefieren hacerse los lesos. Vendrán otros tiempos, espero. Y en cuanto a los muros, no tienen nada que ver con los pobres. Con ellos o sin ellos, los pobres siguieron siendo pobres. Y hoy día la cosa es cara’e palo: camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Finalmente, ¿qué nuevos proyectos mantiene en carpeta?

Muchos, pero aunque los realizara todos, ellos no me darían para subsistir dignamente. Y tal vez entonces me marcharé este año. No es fácil sobrevivir en Chile como actor sin atender a las leyes del mercado.