LA POESÍA SE ABRE PASO EN PROVINCIAS

(Entrevista a Rodolfo de los Reyes)

 

Por Alejandro Lavquén

Publicada en revista Punto Final nº 886/ octubre 2017

 

Rodolfo de los Reyes (Curicó, 1970), periodista, escritor y poeta, mantiene una intensa trayectoria como autor y gestor cultural en la región del Maule, donde en conjunto con otros escritores y poetas desarrollan variadas actividades literarias y artísticas en la región. Como autor ha sido reconocido en distintos certámenes locales y entre sus libros se cuentan  Cantigas de Madrugada (1999), La Musa del Vestido Negro (2012) Trans América (2013), Periferias Atómicas (2014). También ha publicado el libro de crónicas históricas Hechos Históricos y Anecdóticos de Curicó II, Crónicas Pretéritas (2011). Ha sido antologado en los libros Nueva Antología Poética del Maule (2002) de Matías Ráfide y Enrique Villablanca; Homenaje Internacional a Víctor Jara (2008) publicación del Centro Cultural Bernardo O’Higgins de Buenos Aires, Argentina; Poetas del Maule, antología del Bicentenario de la Universidad de Talca (2008) a cargo de Matías Rafíde, Naín Nómez y Marcela Albornoz”.

 

En Curicó, y en general en esa zona, existe bastante actividad literaria ¿Cómo se organizan?

Fuera de la tradición poética histórica (Pedro Antonio González, Pablo De Rokha, Augusto Santelices, Carlos René Correa, Efraín Barquero), existe una gran cantidad de escritores y poetas, de distintas generaciones, que en su momento formaron diversas organizaciones e instituciones literarias. Desde el mítico Taller “Orlando González” (En los ochenta) que agrupó a poetas de diversos calibres: Lila Calderón, Isabel Gómez, Gonzalo “Lito” Contreras, Américo Reyes, Juan Jofré Bustamante, Edgardo Alarcón y muchos otros, hasta los años noventa y fines del 2000, con tres sociedades de escritores: la Sociedad de Escritores de Curicó (SEC), la Sociedad de Escritores “René León Echaíz” y “Los Argonautas”. También existen agrupaciones culturales como: “Renacer”, “Gandhi” y  “Francisco Villota”, de la cuál fui fundador y primer presidente, y que hoy dirige la periodista Pilar González Langois. Hoy todas esas agrupaciones no existen o se han debilitado en relación a lo que fueron. En estos momentos junto al poeta Leonidas Rubio, pretendemos levantar y organizar una filial regional de la SECH, en la cual queremos integrar a los antiguos y nuevos exponentes literarios que han surgido, pero que, por las características del oficio literario, lo cultivan en soledad.

 

¿La Universidad Católica del Maule parece ser un bastión principal para la literatura de la región?

Sin duda ha sido un referente importante desde la dictadura y todo el periodo de la transición, pero no sólo ella. En Curicó, desde los noventa han tenido importancia las filiales de la UCM, luego la Universidad de Talca (UTAL), ambas con notables centros de extensión cultural, a lo que se agrega la labor de la Corporación Cultural de Curicó desde los años 2000 en adelante, unida a la biblioteca municipal “Tomás Guevara Silva” y de la Corporación Cultural de Curicó, “Oscar Ramírez Merino”. Todas estas instituciones han aportado, desde ser lugares de encuentro para presentaciones de libros, recitales poéticos,  realización de talleres y visitas de escritores nacionales, hasta actividades como exposiciones, ciclos de cine arte, teatro, danza, etc.

 

¿En qué consisten las principales actividades que desarrollan? ¿lecturas, ferias, encuentros, seminarios?

Todo lo que dices, se ha realizado y con distintos actores y gestores culturales. Lo que no se ha dado bien, son las ferias literarias con autores de renombre, pero si muchas ferias de libros usados y algunos encuentros. Puedo hablar desde mi experiencia  de la visita de Tomás Harris y Teresa Calderón en 1999, invitados por la Agrupación Cultural “Francisco Villota”, luego en el año 2000, la visita de Raúl Zurita, invitado por la Comisión Provincial de Cultura, el año 2000. La realización del ciclo de conferencias “Oriente, Centro, Poniente” en la UTAL en el año 2003, de un, Seminario de Identidad Regional en el 2004 por la UTAL. Posteriormente el proyecto “Los Escritores Alunizan en la Biblioteca”, (2013) apoyado por el Fondo del Libro, invitó a seis escritores y poetas nacionales. Junto a ello publiqué la revista literaria de colección “La Victoria de las Letras” de 11 números y con presentaciones en Santiago, Chépica, Vichuquén, Rauco, Molina, Teno, Curicó, Talca, Corinto, Romeral  y Hualañé, además de la participación internacional del escritor y pintor gallego Antonio Chaves Cuiñas.  A ello le sumamos varios encuentros de poetas locales y regionales en bibliotecas, centros de extensión cultural, celebraciones del Día del Libro en poblaciones, como “La Prosperidad”. Debo destacar también que en Molina, el gestor cultural Heriberto Acuña, logró generar una gran tradición con el famoso “Molina Poesía” que trajo a escritores y poetas como Juan Cameron, Jaime Huenún, José Angel Cuevas, Luis Marín, y muchos otros más, gracias también a la ayuda de Naín Nómez. Luego yo hice un “Taller de Literatura Urbano” del 2013 al 2015, en la Corporación Cultural de Curicó. Este año gracias a un acuerdo de la Corporación Cultural y el DAEM, he realizado cinco charlas literarias y un recital poético, con otros vates, en colegios municipales. En la actualidad está el  ciclo literario con la Universidad Católica del Maule, de Junio a Enero del 2018, con la participación de connotados poetas nacionales.  Se ha hecho mucho por la literatura y cultura en esta zona,  pero somos algunos que movemos esto y que no hemos sido valorados como lo merecemos, lo digo con toda honestidad.

 

¿Existen relaciones con escritores y poetas de otras regiones?

Sí, tenemos muchas relaciones con poetas locales, también con poetas nacionales y del extranjeros. Sobre todo mucha proximidad con los poetas talquinos como: Bernardo González Koppmann, Silvia Rodríguez, Felipe Moncada, Santiago Azar, Mario Meléndez, Ricardo Opazo, Adriano Améstica,  Rodrigo Jara, Hugo Metzdorff, Luis Herrera, Claudio Maldonado,  Hugo Villar Urrutia, un gran referente como poeta, narrador, actor y cineasta, emergente. Y muchos otros más que sería largo enumerarlos a todos, pero que han destacado y han estado en Curicó, mostrando lo suyo. Las relaciones son muy buenas por lo general, pero también hay diferencias y muchas veces entre los poetas han surgido discusiones, divergencias y a  veces peleas por cosas personales o domésticas.  Eso es lo lamentable porque hay muchos escritores y poetas en la región, todos cual más o cual menos, tienen su mérito y aporte.

 

En Chile la centralización es muy marcada, como si sólo en Santiago se realizaran cosas importantes. ¿Cómo enfrentan la centralización; cómo manejan su relación con la capital?

Eso perjudica a todo Chile, el mega centralismo de Santiago es monstruoso, además de que muchos santiaguinos  se creen el cuento de ser nacionales por sólo  ser santiaguinos y miran en menos a los provincianos. Pero en Curicó tenemos una doble marginación y doble centralismo, el de Santiago, capital nacional y el de Talca, capital regional. En el último tiempo la cultura nacional e internacional llegó sólo a Talca (Música, teatro, literatura, ciencia, cine, etc.), sobre todo muy marcado con el famoso Teatro Regional del Maule (TRM) que de teatro regional tenía muy poco. No obstante el Teatro Provincial de Curicó, que lleva poco más de un año, cambió en parte eso, sólo en parte porque las administraciones de las instituciones públicas y sobre todo culturales como universidades, bibliotecas y el famoso Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, (CNCA) se encuentran en Talca, lo que dificulta la gestión cultural y la labor literaria, pues para cualquier cosa o trámite hay que viajar a Talca, lo cual implica tiempo, dinero, posibilidad de viaje, etc. Sin embargo de todas formas nos aventuramos a hacer cosas, a revertir esa situación. Lo mismo con Santiago. A pesar de ello, de la distancia y la “invisibilidad” que tenemos en la capital, nuestros poetas, las obras han logrado ser conocidas y respetadas fuera de los límites provincianos, gracias a un trabajo y a una constancia y perseverancia a pulso, que logra captar la atención de la metrópolis. En la región, creo que en Curicó somos los más activos, más que en Talca, incluso.

 

El Maule ha dado importantísimos poetas al país ¿Cómo anda hoy la producción local?

Sí, los ya nombrados Bernardo González Koppman, Hugo Villar Urrutia, Felipe Moncada, Silvia Rodríguez, Rodrigo Jara, Mario Meléndez, Santiago Azar, agrego a la talquina Marcela Albornoz Dachelet  y desde luego a los curicanos: Isabel Gómez, Américo Reyes, Leonidas Rubio, Juan Jofré Bustamante, Rodrigo Arroyo,  Dorís Meza Azócar, Jaime González Sepúlveda, Edgardo Alarcón, Elba Abello, Rocío Rosas, Mauricio Tapia  y jóvenes valores como José Tomás Labarthe Cardemil, Alejandro Medina Correa, Alejandra Zapata, Giselle Morety y muchos otros más que han surgido en los últimos años con mucha fuerza y que de seguro darán mucho que hablar en el futuro, puesto que muchos están decantando su obra.

 

En cuanto a tu producción literaria ¿Estás conforme con lo logrado? ¿Qué viene en camino? 

Mi producción literaria ha sido desigual en contenidos y temáticas, además que también me interesa la crónica histórica, y el comentario literario, actividades que he desarrollado en los periódicos locales La Prensa de Curicó y El Centro de Talca. También exploré en el ensayo con unas publicaciones en el desaparecido diario nacional La Época en 1997. La verdad que de todo lo escrito en poesía, publicado e inédito, rescato algunos poemas, sobre todo los amorosos, pero también algunos de tono urbano. No estoy muy conforme, porque he dejado mucha obra inédita y  mis publicaciones han sido de ediciones muy limitadas en número de ejemplares y de poco alcance en cuanto a cobertura. En estos momentos tengo congelado el trabajo poético, no sabría decir por qué, será porque estoy escribiendo crónicas dominicales sobre distintos temas y me he embarcado en otros proyectos, sobre todo la gestión cultural y la recopilación histórica. A futuro, en poesía no lo sé, he estado poco inquieto en esa área en cuanto a producción, a veces escribo algo pero no me gusta ni quedo conforme. Creo que luego del periodo de sequía, de estar en blanco, bloqueado, de no creatividad, ya vendrá un momento de búsquedas y experimentación de la escritura. Por ahora estoy en otras cosas.